Aspid

En el British Motor Show de 2008 fue presentado el Aspid, un deportivo español, desarrollado en Reus, Tarragona, por IFR Automotive, empresa que tiene a la cabeza a su fundador el ingeniero Ignacio Fernández Rodríguez.
Ignacio Fernández, con la experiencia acumulada tras su paso por Mitsubishi y Prodrive, decidió crear un coche cohete al estilo clásico que no solo cumpliera con los estándares de la FIA, sino que además pudiera ser homologado para su uso en ciudad envolviendo al conductor en un ambiente de lujo muy poco habitual en este segmento.
IFR Automotive tenía cinco patentes que aplicó en este coche, entre ellas el brazo de la suspensión o el doble disco de freno.
Un reducido peso de 700 kg gracias a un chasis de aluminio y carrocería íntegramente en fibra de carbono, la posición de los amortiguadores y la reducción de la masa suspendida eran algunas de las claves mecánicas de este coche.

El IFR Aspid tenía la homologación FIA para correr en circuito, con arneses, jaula de seguridad, etc, por lo que tras una tarde practicando en un circuito se podíade volver a casa circulando tranquilamente por la ciudad.
Este coche permitía además retirar sus puertas y parte de su techo, quedando con el aspecto de un targa, lo que permitía experimentar mejor la sensación de velocidad.
A pesar de su aspecto de coche sencillo, el IFR Aspid tenía en la electrónica uno de sus puntos fuertes. Además de funcionalidades como GPS integrado, Bluetooth, Wifi, etc, se intentó simplificar todo al máximo, integrando el número de procesadores en vez de delegar la responsabilidad en cada dispositivo (volante, pantalla navegador, etc). Este sistema permitía la reducción de una tercera parte del cableado habitual en un coche. Esta era otra de las claves de la reducción de peso.
Todo estaba controlado electrónicamente, los únicos mandos existentes estaban ubicados en el volante y en la consola central, que contaba con una pantalla táctil. Este aspecto permitía muchas posibilidades de configuración, ya que permitía variar algunos aspectos como las revoluciones a las que se encienden los LED´s que indican el cambio de marcha, o incluso el color de éstos (Rojo, Verde, Azul y Blanco).

Al tratarse de una producción limitada y ser considerado un coche de lujo, IFR Automotive ofrecería la posibilidad de personalizar el Aspid, desde los colores de la carrocería hasta incluso el software del coche.
El IFR Aspid tenía un pequeño maletero en la parte trasera, y otros dos compartimentos pequeños en los laterales.
Se ofrecía en dos versiones, ambas con un bloque motor de 2,0 litros, uno atmosférico de 270 CV y otro con compresor de 400 CV. La versión más potente, podía alcanzar el 0 a 100 en 2,8 segundos.
Su precio partía de los 95.000,00 €, por lo cual estaba reservado sólo para unos pocos. El IFR Aspid trataba de hacerse un hueco dentro del mercado de este tipo de deportivos, aportando como elementos diferenciadores la tecnología, el lujo y placer de conducción.
Sus previsiones de ventas eran de unas 50 unidades el primer año, cifra que crecería en los siguientes. Las primeras unidades del Aspid se entregarían a principios de verano de 2009.

Addmotor electric bike shop

Beauties' Secret化妝及護膚品

DecorCollection歐洲傢俬

Wycombe Abbey| 香港威雅學校| private school hong kong| English primary school Hong Kong| primary education| top schools in Hong Kong| best international schools hong kong| best primary schools in hong kong| school day| boarding school Hong Kong| 香港威雅國際學校| Wycombe Abbey School