Austin

Herbert Austin nació el 8 de noviembre de 1866 en Poco Missenden, Buckinghamshire, Inglaterra.
Hijo de Giles Stephen Austin, un granjero y de Clara Jane Simpson, de Yorkshire, cursó estudios en la Escuela de la Gramática de Rotherdam y posteriormente en la Universidad Comercial de Brampton para estudiar arquitectura. En 1882, emigró con su tío a Melbourne, Australia y trabajó como aprendiz de ingeniero en la fundición de Langlands. Durante su viaje a Australia conoció el motor de combustión interna, adquiriendo los primeros conocimientos prácticos en este campo.
En Australia, en 1893, Austin fue contratado por Frederick Wolseley, un fabricante de tijeras mecánicas para esquilar ovejas. La empresa tenía una filial en Birmingham, Gran Bretaña. Wolseley aceptó el deseo de Austin de regresar a su país y le encomendó la dirección del taller británico.

En esa época, y estando en Wolseley, Austin empezó a experimentar con coches: en 1895, tenía listo el primer vehículo concebido enteramente por él. Para construir su primer modelo se guió bastante por el triciclo de Bollée que había visto en París, y fue gracias a esto como estableció el sistema de fabricación de automóviles de la empresa Wolseley. Los derechos de diseño del Bollée habían sido ya comprados por un grupo británico, por lo que Austin tuvo que ingeniárselas para fabricar un segundo vehículo enteramente diseñado por él.
Con bastante semejanza a la de un sillón de inválidos, Austin construyó en 1896 en la fábrica de Wolseley un segundo coche cuyo diseño, por simple, resultó notable. Este segundo vehículo denominado Autocar nº 1 poseía suspensión posterior independiente y un asiento trasero para dos adultos, sin embargo no se vendió ninguna unidad dado su precio (110 libras) y debido a que los clientes potenciales preferían cuatro asientos. Este coche fue exhibido en la exposición del Palacio de Cristal de Londres.

En 1899, Wolseley construyó otro diseño de Austin. Se trataba del primer 4 plazas. El coche tenía un solo cilindro horizontal y transmisión por cadena al eje trasero. En 1900, este coche fue inscrito en una carrera de 1.000 millas y ganó en su clase. Este hecho propició que las siguientes reproducciones de ese vehículo se pudieran ofrecer al público al precio de 270 libras, generándose así la primera producción de la fábrica Wolseley.
El cambio principal en la historia de Wolseley en esa época se produjo en 1901, año en el que Vickers y Hiram compraron la división de fabricación de motores de Wolseley por 12.400 libras, capitalizando la Compañía y renombrándola con el nuevo nombre de Wolseley Tool & Motor Car Co. Ltd., dando soporte financiero a la nueva Compañía y reservándose los derechos de patente. Herbert Austin seguía como Director general.

La Wolseley Tool & Motor Car Co. Ltd. se convirtió en una activa y competitiva fábrica de motores hasta que en 1903 la producción alcanzó 800 coches por año. A partir de aquí, tuvieron que pasar 5 años hasta que la Compañía volviera a obtener beneficios con el patrocinio de la Reina Alexandra.
Herbert Austin abandonó Wolseley en 1905 y fue reemplazado como director de la Wolseley por J. D. Siddeley. Austin había abandonado la Wolseley debido a ciertas divergencias con la dirección de la empresa. Se estableció entonces por su cuenta y fundó su propia Compañía, la Austin Motor Co., y el 17 de noviembre de ese mismo año presentó su primera obra en la demostración del motor de Olympia en Londres y recibió los primeros pedidos.

En 1906 apareció su primer vehículo oficial, se trataba del 25 HP Phaeton, y se vendía por 650 libras. El primer año fabricó 120 coches.
En 1908 produjo tres coches especiales de carreras de 100 hp, y fueron inscritos en un Gran Premio de Francia. El coche conducido por J.T.C. Moore-Brabazon llegó en decimoquinto lugar, y el conducido por Dario Resta llegó el decimosexto. La producción tenía tanta demanda que se creó en la fábrica el turno de noche. Se desarrollaron nuevos modelos y la fábrica producía 1.000 unidades al año.
En 1912, la Compañía amplió su producción para la fabricación de motores marinos, y un barco accionado por un motor Austin ganó el Trophy internacional británico.
En 1913, fue introducido un camión de dos toneladas que posicionó a Austin como fabricante de vehículos comerciales.
En 1914, la Compañía tenía 2.000 personas en plantilla, y en febrero, la Compañía pasó a ser de propiedad pública y su capital social fue ampliado a 50.000 libras. La expansión estaba planeada pero poco después brotó la Primera Guerra Mundial. La fábrica se vio forzada a fabricar municiones para la guerra así como vehículos militares y aviones. En 1917 había triplicado su tamaño y tenía su propio campo de aviación en una colina local. 22.000 personas trabajaban ya en la fábrica. En 1917, Austin fue recompensado con un título nobiliario por sus servicios para la Guerra.

En 1918, al finalizar la Guerra, la fábrica se dedicó de nuevo a producir coches y se concentró solamente en el modelo de 30 hp, que era vendido al bajo precio de 495 libras. Austin empezó a mostrar interés por la política y sirvió como miembro conservador del parlamento hasta 1924.
En 1920, empezó a trabajar en el concepto de un coche más pequeño para resolver las necesidades de las familias, financiando el proyecto él mismo.

Austin

Primer modelo de 1895

Autocar Nº 1

Austin de 1905

Austin de 1906

Seven (1922)

Se cuenta que Herbert Austin diseñó la mayor parte del Seven en su propia casa, compartiendo el secreto sólo con unos pocos colaboradores. El aspecto más ingenioso y revolucionario de esta realización residía en que se trataba de un verdadero automóvil en miniatura, mientras que el mercado estaba invadido por una enorme cantidad de híbridos a medio camino entre los automóviles y las motocicletas, a los que se denominaba cyclecars. Con todo, Austin no fue el primero en crear un verdadero minicoche, dado que ya antes de la guerra de 1914 Ettore Bugatti había trabajado en el mismo campo, desarrollando un vehículo liliputiense pero no muy eficaz, cuyos diseños terminó por vender a Peugeot.
La nueva obra de Austin fue presentada al público en el Salón de Londres de 1922, y fue muy bien recibida. Era una pequeña pero robusta máquina, de concepción muy avanzada, que ponía el automóvil al alcance de un gran sector de la población, que jamás se había podido permitir el lujo de tener uno. En esencia, Austin hizo en Inglaterra lo que Ford en los Estados Unidos, aunque a una escala mucho más modesta.

El motor era un cuatro cilindros con refrigeración por agua, válvulas laterales y tapa de cilindros desmontable (entonces aún era muy utilizado el bloque ciego) cuya cilindrada inicial de 696 cc pronto se llevó a 747 cc; su máxima potencia se acercaba a los 10 CV. Un embrague monodisco en seco y un cambio de tres velocidades fueron incorporados en el bloque del motor.
El eje posterior estaba equipado con un diferencial, elemento bastante raro en esa época en los modelos sumamente económicos. Las cuatro ruedas contaban con un sistema de frenos muy eficiente. Los delanteros eran independientes de los traseros y los primeros eran accionados por una palanca de mano, mientras que los segundos lo eran por pedal; sistema que se conservó hasta 1931.
Para la suspensión delantera se utilizó una ballesta transversal atornillada en sus extremos, mientras el eje estaba guiado por brazos diagonales. El tren trasero contaba con ballestas en forma de elipse, fijas a los extremos de un bastidor en forma de A. Como la carrocería tendía a inclinarse en las curvas, la ballesta externa se aplastaba y la interna se curvaba, problema que descolocaba el eje trasero y mantenía en constante alarma al conductor. Este defecto se conoce hoy como comportamiento sobrevirante.

El modelo normal de turismo tenía dos pequeños asientos y una banqueta posterior para niños. Oficialmente se le denominaba Chummy, pero la mayor parte de sus propietarios le asignaban apelativos cariñosos como el nido o el carrito de leche. La velocidad máxima era originalmente de 69 km/h, pero aumentó con el tiempo hasta alcanzar los 80 km /h.
El Seven era tan robusto y fiable como cualquier automóvil grande, razón por la cual los compradores solían perdonarle algunos defectos, como un pistoneo alarmante cuando se desgastaban los cojinetes de bancada, o la microscópica carrera del pedal del embrague y su comportamiento saltarín en firmes irregulares.
Esta excelente obra de Herbert Austin se fabricó bajo licencia en Francia con el nombre de Rosengart, en Estados Unidos con el de Bantam, en Alemania con el de BMW Dixi, y también en el Japón.

Del Seven se realizaron numerosas versiones deportivas para competir en las carreras de minicoches, de los que entonces había cientos de marcas, y a mediados de los años treinta, la Austin construyó algunos monoplazas excelentes con motores equipados con dos árboles de levas en cabeza, que asombraron al público en todo tipo de carreras.
Mientras tanto, al Seven de serie se le había aplicado el arranque eléctrico, la carrocería cerrada, un cambio de cuatro marchas y un sistema de frenos mejor. El Baby Austin logró un triunfo realmente universal y motorizó a centenares de miles de personas que de otro modo jamás hubieran podido disponer de un medio de transporte individual. Se mantuvo en producción hasta 1939, con más de 300.000 unidades vendidas.

Austin Seven

Austin Seven Nippy Monoposte

Six (1930)

Austin gozaba de un éxito creciente desde el lanzamiento del Seven en 1923, el utilitario británico de preguerra por excelencia. No obstante, a pesar de la difusión del pequeño 7 HP, Austin no descuidaba la gama superior y ésta precisaba una renovación. De ella surgió la serie Six, cuya denominación se debía al motor de seis cilindros que equipaba. La producción comenzó en 1930 con el Austin 12/6 y en 1932 se diversificó con la inclusión de variantes superiores de 12, 16 y 20 CV fiscales. La gama comprendía carrocerías del tipo Burnham De Luxe, Windsor, Harley De Luxe y Harley Saloon.

En cualquier caso, el motor de seis cilindros de apenas 1,5 litros desarrollaba unas prestaciones modestas, que permitían acelerar de 10 a 40 mph (16 a 64 km/h) en 30 segundos y alcanzar una velocidad cercana a los 100 km/h.

Austin Six

kitt

En 1936, fue nombrado Lord Austin de Longbridge por sus labores filantrópicas entre las que cabe destacar sus ayudas para el Hospital General de Birmingham.
Los años cuarenta fueron duros para los habitantes de las islas británicas, ya que sin haber sido invadidas por los alemanes, sí sufrieron bombardeos destructivos. La industria hubo de volcarse en la producción de maquinaria bélica, inclusive las factorías automovilísticas, como Austin Motor Co. Ltd. Aquellos felices años treinta en que las instalaciones de Longbridge, en los alrededores de Birmingham, crecían gracias al progresivo aumento del volumen de ventas de los pequeños Six y Seven y en menor medida de los Ten, quedaban para el recuerdo. Fue un periodo convulsivo.

En 1939, Leonard P. Lord fue nombrado responsable del departamento de producción de Austin, mientras la dirección general la ocupaba E. L. Payton. El fundador de la marca, Herbert Austin, falleció el 23 de mayo de 1941. Cuatro años más tarde, Lord fue designado máximo directivo de la empresa y logró relanzar de nuevo la marca, ya que ésta atravesaba momentos difíciles desde la conclusión de la contienda. Transcurridos pocos meses desde la firma del armisticio, la actividad productiva de Longbridge volvió a la normalidad en las cadenas de montaje. Los primeros en ver la luz fueron los turismos de preguerra, los ya conocidos 8, 10, 12 y 16 HP.
En junio de 1946, fue producido el Austin 1.000.000. Este coche, pintado de color crema mate, fue firmado por el presidente y los obreros en una celebración especial.
En 1946, Austin absorbió la Vanden Plas (Compañía dedicada principalmente al carrozado especial de automóviles) como compañía subsidiaria.
El invierno de 1946 fue uno de los más severos, sin embargo, 3 Austin participaron en la carrera Siete capitales en siete días, que transcurrió desde Oslo hasta Ginebra. En dicha carrera fueron presentados dos modelos enteramente nuevos, el A110 Sheerline y el A120 Princes.

Austin Ten

Austin A120 Princess

A-40 Devon (1947)

Por esos días, Gran Bretaña necesitaba urgentemente divisas (dólares), y las actuaciones del presidente de la Compañía fueron determinantes para conseguirlos. En mayo, navegó a EE.UU., y tras un estudio sobre el terreno de las condiciones económicas regresó a Longbridge y preparó un ataque a lo grande contra el más difícil de los mercados con un coche nuevo que estaba entonces en una etapa adelantada de desarrollo. En agosto, acompañado por G. W. Harriman, que trabajaba como Director, el Presidente de la Compañía volvió a cruzar el Atlántico con 2 modelos de la primera producción del A40 Devon. Los coches tuvieron aceptación, los distribuidores firmaron contratos y se acordaron los planes para su exportación a EE.UU..
Canadá, también se convirtió en una parte importante de este nuevo impulso y las viejas distribuidoras y representaciones de Austin se consolidaron fuertemente en ese País.
Pronto, empezaron a llegar a estos países los nuevos A-40 llegando a manos del público, las ventas aumentaron y los dólares fluyeron de nuevo a Gran Bretaña.

Los Devon y Dorset compartían mecánica, el clásico cuatro cilindros en línea de válvulas en cabeza, 1.200 cc y 40 CV a 4.300 rpm. A pesar de su gran difusión en las islas, más de la mitad de la producción se destinó a la exportación, en especial a Estados Unidos. Su precio de venta al público rozaba las 375 libras esterlinas, un valor razonable para aquellos tiempos, y en línea con sus coetáneos Standard Vanguard, Vauxhall Wyvern, Hillman Minx, Morris Oxford y Jowett Javelin. Cronológicamente, también fueron competidores suyos el Peugeot 203, el Opel Olympia y el Fiat 1400, entre otros.
La necesidad de renovar el parque automovilístico obligaba a los fabricantes a mantener una amplia oferta de versiones y carrocerías disponibles. De los 166.647 Devon producidos, 26.587 eran de la variante Countryman, 78.242 de la Panel Van y 61.818 de la Pick Up. El Tourer no pasó de la fase de prototipo (salvo la versión australiana). El Dorset sobrevivió poco más de un año, mientras que el Devon continuó hasta 1951. En este capítulo, la más longeva fue la versión camioneta, pues no fue retirada hasta marzo de 1957, casi con el Farina ya en la calle.

Austin A-40 Devon

kitt

En Longbridge la producción se incrementaba constantemente. Los 8, 10 y 12 hp, que habían servido tan bien durante los años inmediatos a la posguerra, ahora eran sustituidos por el A-40. Los 16 hp continuaban en producción, junto con los nuevos coches de lujo Sheerline y Princes, y aparecieron los camiones de 2 y de 5 toneladas con 10 hp y 25 hp.
En el ejercicio presupuestario cerrado el 31 de julio de 1948, las ganancias de ultramar totales ascendieron a 30.000.000 de libras.

A-90 Atlantic (1948)

En 1948, en la exposición internacional del motor en la Corte de Earls, fueron presentados dos nuevos modelos, el A-70 Hampshire y el A-90 Atlantic convertible. Este último tenía una carrocería aerodinámica absolutamente distinta a la de cualquier Austin anterior. Que el A90 tenía un funcionamiento magnífico fue probado más adelante en Indianapolis en 1950, cuando un modelo estándar cubrió 11.850 millas a una velocidad media de 70,54 mph.
El A-90 Atlantic se convirtió en el primer modelo descapotable de la British Motor Corporation después de la guerra y estuvo en producción entre 1948 y 1950. Un año más tarde se amplió la gama con la versión cerrada, que sobreviviría hasta 1952. Dados los tiempos que corrían y su exclusividad, la difusión fue pequeña, apenas siete mil unidades fabricadas entre los tres tipos de carrocerías: convertible coupé, hardtop y sports saloon. Un buen número de ejemplares, como era habitual, fueron exportados a Estados Unidos. Compartió catálogo con las berlinas A-125 Sheerline, A-70 Hereford y A-40 Devon. Unas y otras guardaban cierta similitud en su diseño, redondeado y compacto, diferenciándose principalmente en la terminación del frontal. En el caso del A-90, éste era ancho y bajo, con la parrilla del radiador muy estrecha, dispuesta en horizontal y en la parte inferior, en medio de la cual iba acoplado un tercer faro, detalle que motivó ciertas críticas en su momento. Pero si su estilo rompía con la norma, en cuanto a soluciones técnicas se refiere tenía un planteamiento conservador: chasis independiente, motor de válvulas en cabeza y árbol en el bloque, cambio de cuatro relaciones (con la primera sin sincronizar) y eje rígido trasero con ballestas. El Atlantic cedió su sitio en la cadena de montaje al A-90 Westminster, una berlina más moderna y con un confort de marcha notablemente superior.

Austin A90 Atlantic

FX3 (1948)

El FX3, fue introducido en 1948, y tenía una carrocería más aerodinámica que los taxis de antes de la guerra de Austin. Tenía solamente 3 puertas, proporcionando así un fácil acceso por la izquierda del conductor. Las puertas de pasajeros del FX3 llevaban las bisagras en la parte posterior y estaba equipado con un sistema de gato hidráulico que permitía levantar la parte delantera o posterior del taxi. El FX3 estaba propulsado originalmente por un motor de gasolina de Austin de 2,2 litros y transmisión manual. En 1954 ya estaba disponible un motor diesel de 2,2 litros y más tarde un modelo de gasolina con un coeficiente de 9 a 1. Más de 7.000 FX3 se produjeron durante sus 10 años de vida.
Las carrocerías del FX3 eran montadas sobre un chasis de Austin por carroceros especializados de Coventry.
Los FX3 fueron utilizados en Nueva York a principios de los años 50.

Austin FX3

kitt

En 1949, la producción anual había alcanzado un total de 126.685 unidades, en 1950 alcanzó las 157.628 unidades, y en 1951 el total fue de 162.079 unidades, de las cuales 114.609 estaban destinadas a la exportación.
5 años después del final de la Guerra, la producción en Longbridge había aumentado cerca del 50%, y esto se logró sin ningún cambio significativo en la fábrica o en el número de empleados.
A pesar de haber alcanzado todos estos éxitos, los ingenieros de Longbridge seguían persiguiendo mejorar sus planes para ganar en eficacia y aumentar la producción. Un nuevo edificio para el montaje de coches fue construido, y se convirtió en el más moderno de su clase en el Mundo. El objetivo era automatizar al máximo los controles electrónicos para la selección automática y ordenada de las piezas, para alimentar a las cadenas de montaje.
Inmensos problemas se sucedían en la Planta, pero fueron superados paulatinamente bajo la dirección de G. W. Harriman, ahora Vicepresidente, cuya capacidad única para la ingeniería quedó demostrada de forma inestimable para la Compañía durante su reconstrucción tras la Guerra, alcanzando finalmente el éxito.

El nuevo edificio; localizado en las viejas pistas de aviación, era alimentado por un sistema de transportadores subterráneos. Fue inaugurado por un Ministro el 19 de julio de 1951. Con sus pistas de cuatro carriles, tenía un potencial de salida de un vehículo cada 45 segundos y contaba con las mejores condiciones de trabajo para sus empleados.
En la demostración del motor de 1950 se presentó el A-70 Hereford, y doce meses más tarde vino el A-30 Seven. Estos modelos fueron seguidos se cerca en 1952 por el A-40 Somerset como sucesor del popular Devon.

Austin A70 Hereford

A-40 Sports (1950)

En el Salón de Earls Court de 1950, un atractivo roadster se exponía en el stand de Austin. Una línea elegante, pero carente de adornos superfluos, obra de Jensen, y la mecánica del Devon, aunque mejor alimentada por los dos carburadores SU. Se trataba del nuevo A-40 Sports. En junio de 1951, un ejemplar de serie (sólo se fabricaron 4.011 unidades) dio la vuelta al mundo, rodando 9.263 millas en 21 días.
Con el posterior A-40 Somerset ya en producción, Austin se fusionó con Nuffield Organisations, en julio de 1952. Esta unión fue la génesis de un importante grupo empresarial, la British Motor Corporation. El Somerset sustituía al Devon, con una línea calcada del A-70 Hereford aparecido un año antes, pero impulsado por un motor más pequeño. En marzo de 1952 se comercializó el A-40 Drophead Coupe, versión descapotable que tuvo bastante aceptación al otro lado del Atlántico.

El 28 de septiembre de 1954, después de 166.063 ejemplares construidos (más de 100.000 exportados), se anunció el relevo del Somerset. Para denominarlo, en este caso eligieron el apelativo Cambridge (con motor de 1.200 o 1.500 cc) abandonaron el diseño inaugurado por el Hereford y adoptaron uno más moderno de tres volúmenes. Sin embargo, el cuarto A-40 de la saga, el Farina Mk I, era mucho más pequeño. Medía 3,71 m de longitud, tenía solo dos puertas y un maletero muy justo, al que se accedía por una trampilla trasera. Su diseño iba firmado por Pininfarina. Su motor de cilindrada inferior al litro (948 cc), desarrollaba 34 CV de potencia a 4.750 rpm; y su precio inicial lo establecieron en 450 libras, aproximadamente como el Morris Minor y Standard 10. En octubre de 1961 se presentó el Farina Mk II, cuya principal novedad estribaba en un aumento de la relación de compresión y una potencia de 37 CV. Exteriormente, su distancia entre ejes crecía nueve centímetros. El Mk II se ofrecía en dos tipos de acabados, Standard y De Luxe, y dos carrocerías, Saloon y Countryman, De forma paralela, B.M.C. firmó un contrato de colaboración con la Innocenti italiana, que se plasmó en la construcción bajo licencia del Farina Mk II en el país transalpino entre 1963 y 1968. Finalmente en 1964, el Mk II recibió el motor de 1.098 cc de los recientes Morris 1100. Este postrero modelo siguió en catalogo hasta 1968, al igual que el Innocenti.
Aun hubo otros acuerdos internacionales. Nissan también construyó el A-40 Somerset bajo licencia; y en Australia se introdujeron en el mercado versiones comerciales derivadas del Devon, como eran el Utility y el Canvas, y otra más rara, el A-40 Tourer, con la base del Dorset.

Austin A40 Sports

A 30/35 (1951)

En octubre de 1951 se presentó el Austin A-30 en el Earls Court Motor Show, una pequeña berlina de cuatro puertas. En el otoño de 1953 apareció la versión de dos puertas.
En 1954 salieron a la calle el modelo Countryman y la furgoneta. En 1956, el Austin A-35 (948 cc) sustituyó al A-30 (803 cc).
En 1957 se abandonó la producción del A-35 Pick up, tras sólo un año de fabricación. Las berlinas de dos y cuatro puertas dejaron de fabricarse en 1959, siendo sustituidas por el Mini.
El modelo familiar A-35 State desapareció en 1962

Austin A30 Seven

Champ (1952)

Este modelo se construyó entre 1952 y 1960, en versión militar y civil. Para el ejército equipaba un nada despreciable motor Rolls-Royce de 2.838 cc y 85 CV de potencia, mientras que el destinado al público, montaba un Austin, derivado del que montaba el A-90, de 2.660 cc y 78 CV. Se presentaba como un todo terreno construido totalmente en acero (su peso ascendía a 1.570 Kg), con cuatro asientos separados, sin puertas (las portezuelas flexibles con ventanillas de plástico eran opcionales) y descapotable.
Nació con una vocación claramente militar, al menos en un primer momento, para transportar pequeños grupos de hombres y carga a lugares de difícil acceso. La versión militar tenia carácter anfibio, podía vadear arroyos, gracias al aislamiento del agua que llevaban en el carburador, la bomba de gasolina, el sistema eléctrico, el ventilador y el depósito de combustible. Se encontraba disponible con tracción trasera o a las cuatro ruedas y equipaba una caja de cambio con cinco velocidades hacia delante. Gozaba de suspensión independiente en las cuatro ruedas, con barras de torsión y amortiguadores telescópicos.
Aunque se mantuvo en catálogo hasta 1960, a partir de 1957 hubo de convivir con el Austin Gipsy, mas ligero y económico al disponer de un motor diesel.

Austin Champ

A-50 (1954)

En el Salón de londres de 1954 para aparecieron los nuevos Austin A-40 y A-50, coronados con el apelativo Cambridge. La gama disponía de dos motores diferentes, un 1200 de 42 CV para el A-40 (el mismo que se empleaba en los A-40 Somerset) y otro de 1.489 cc y nueva creación para el A-50.
Su diseño era muy innovador respecto a cualquier otro Austin anterior y, aunque fue obra del departamento estilístico de Austin capitaneado por Dick Burzi, se notaba la influencia estética norteamericana: calandra ancha y baja con lamas horizontales, parabrisas curvo y aletas casi rectas, con su parte más elevada a la misma altura que el capó. Mientras que las otras marcas del grupo BMC empleaban carburadores SU y bombas de gasolina eléctricas, en Austin prefirieron proveerse de Zenith y utilizar bombas mecánicas. El cambio era de cuatro velocidades, pero con todas sincronizadas y un gran hallazgo yanqui, el mando al volante, que en unión a un asiento delantero de una pieza permitía alojar a un tercer pasajero en el lugar reservado a la palanca del cambio. También era de nueva factura el salpicadero, con botones cromados en el centro, formas simétricas y un cuadro de instrumentación con velocímetro horizontal e indicadores integrados a excepción del reloj opcional, situado en la parte superior central.

Austin A50 Cambridge

A-55 (1957)

A comienzos de 1957 vio la luz el A-55 Cambridge. Incorporaba como novedad más visible una parte trasera que había sido rediseñada por Pininfarina y alargada en 13 cm, para beneficio de la estética y de la capacidad del maletero. Junto a estos cambios, el A-55 contaba con un motor más potenciado que el del A-50, pues disponía de 51 CV a 4.250 rpm y, sobre todo, un sensacional par máximo de 11,2 mkg a 2.000 rpm. Como accesorios en opción, el A-55 Cambridge podía incluir un aparato de radio, el ya mencionado reloj, un cambio semiautomático denominado Manumatic o un overdrive sobre las tres relaciones más largas.
La segunda generación del A-55 vio la luz en 1959. Farina se encargó de poner al día la línea de esta berlina de tipo medio, integrada en la serie B del consorcio británico B.M.C., junto a los Wolseley 15/60 y Morris Oxford. El A-55 Mk II era un coche familiar (cuatro plazas) con unas prestaciones modestas. Su carrocería destacaba por un diseño anguloso, un predominio de la línea recta y una sutil terminación en punta de las aletas posteriores, bastante similar en este sentido al Peugeot 404. Equipaba un cuatro cilindros (todo de hierro) de válvulas en cabeza, 1,5 litros y 52 CV; suspensión delantera independiente y frenos de tambor.
A finales de 1960, Austin lanzaba al mercado la versión Estate y en 1961 hacía lo propio con el A-60, un reciente derivado del A-55 con una carrocería similar (sin las prominentes aletas posteriores) y un motor de 1.600 de 61 CV. Este último llegó a contar con una variante diesel de 40 CV, de gran éxito en las islas como taxi. La filial argentina Siam Di Tella Automotores construyó una variante pick up del A-55 Cambridge Mk II: el Argenta Serie II, fabricado entre 1963 y 1966.

Austin A55 Cambridge

FX4 (1958)

Derivado del Austin FX3 de preguerra, el FX4 nació fruto de la cooperación entre Austin y Carbodies, el primero aportaba el chasis y la mecánica, mientras que la marca de Coventry fabricaba la carrocería. El definitivo Austin Taxicab Hire Car FX4 salió al mercado en 1958. Como su precedente, había sido desarrollado para ser usado como taxi urbano, por lo que le equiparon con un motor diesel de 2,2 litros con suficiente fuerza para mover los nada despreciables 1.700 kg de peso. Aun con todo, consumía de media alrededor de 12 litros a los 100 km. Pero, sin duda, el aspecto más particular radicaba en su amplia y polivalente carrocería de cuatro puertas, cuya apertura opuesta (una hacia delante y la otra hacia atrás) permitía un cómodo acceso.
El interior, además del asiento posterior para tres plazas, contaba con dos traspontines complementarios. Por el contrario, el maletero tenía un espacio reducido y los equipajes debían colocarse, por lo general, en el espacio junto conductor, donde no solía haber butaca. Entre 1958 y 1982, se construyeron más de cincuenta mil unidades, y a pesar de tratarse, de un modelo especializado para uso doméstico, fueron exportados a otros países de la Commonwealth como Irlanda, Malta y Singapur. Al FX4 le sucedieron diferentes versiones puestas al día, cada una de ellas conservando el estilo y el concepto general de siempre.

Austin FX4

Maxi (1969)

Presentado el 24 de abril de 1969, el Maxi nacía como el modelo complementario al popular Mini, al menos así lo parecía indicar su denominación. Se trataba de una berlina de tipo medio con evidente vocación familiar y un diseño eminentemente práctico y polivalente. Disponía de una notable amplitud interior y un fácil acceso, pudiéndosele considerar el primer cinco puertas de la marca británica, sucesor natural del estilo ya trasnochado de los Austin/Morris 1800. Con él, BMC quería atraer a la clientela que aspiraba a tener un coche de un escalón superior al de los utilitarios 1100/1300.
El Maxi se comercializó con dos mecánicas de 1.500 cc y 1.750 cc, ambas con árbol de levas en cabeza. La versión superior, lanzada al mercado en 1971, ofrecía además la opción de montar un cambio manual de cinco relaciones o uno automático de tres. La gama llegó a contar con tres variantes: 1500, 1750 y 1750 HL.

Con respecto a las anteriores, esta última incorporaba servofreno y un carburador de doble cuerpo que incrementaba la potencia del cuatro cilindros hasta 91 CV DIN a 5.250 rpm. En resumen, el Maxi era el hermano mayor del Mini, cumpliendo los dos con las tres necesidades básicas de un utilitario familiar de esos años: economía, practicidad y optimización del espacio en un coche que medía cuatro metros justos y lograba el máximo aprovechamiento del maletero (241 dm3) y de las plazas interiores.

Austin Maxi

Allegro (1973)

Fue presentado en 1973 y estuvo fabricándose durante diez años, en un período crítico para la industria inglesa, sin demasiado éxito comercial. Destinado a relevar a los 1100 y 1300 retornaba su arquitectura general de tracción delantera motor transversal y una suspensión hydrolastic algo perfeccionada bajo el nombre hydragas. Se ofrecía con una amplia gama de propulsores de 1.100 (49 CV), 1.300 (59 CV), 1.500 (72 CV) y 1.750 cc (80 CV); y distintos niveles de acabado.

Del 1.500 en concreto la prensa de la época destacó su precio económico, suspensión, habitabilidad y buen comportamiento general como principales virtudes, y el elevado consumo, prestaciones escasas, rumorosidad y ausencia de portón trasero en el capítulo de defectos.
El Austin Allegro sigue siendo considerado por los ingleses como el peor coche que se ha construido en su país.

Austin Allegro Equipe

Maestro (1983)

El fortísimo grupo industrial British Leyland Motor Corporation, que englobaba a las marcas Austin, Austin-Healey, Daimler, jaguar, MG, Mini, Morris, Rover, Triumph, Vanden Plas y Wolseley, entró en crisis a comienzos de los años 60. A esas dificultades se añadió la Crisis del Petróleo de 1973, salpimentada con un descenso brutal de ventas, huelgas y sabotajes. Finalmente, el Gobierno laborista de Harold Wilson nacionalizó la empresa en agosto de 1975 e intentó hacerla rentable. De todas las marcas mencionadas, varias fueron eliminadas en los años sucesivos y las supervivientes tuvieron que hacer frente a una forzosa reforma. Mientras tanto, Austin sobrevivía con la venta de los Allegro, Maxi y Princess, cuyas apenas 58.000 unidades construidas en 1980 poco tenían que ver con los 200.000 Austin que se fabricaban cada año en la década de los 50.

Con el apoyo económico del estado británico, ya bajo el Gobierno de Margaret Thatcher, la corporación British Leyland Motor estableció en 1979 un acuerdo de colaboración con el fabricante japonés Honda. La idea era mejorar la competitividad del consorcio, reforzada en un primer momento con la comercialización de la berlina Triumph Acclaim, elaborada a partir del Honda Ballade. En cambio, la llegada del constructor nipón paralizó el desarrollo de los sustitutos de los Austin Allegro y Austin Princess. Para compensar, se dio prioridad absoluta al proyecto AD088 (Austin Metro). Este modelo salió al mercado en octubre de 1980 y tuvo una buena acogida en su propio país, donde llegó a alcanzar un 10% de penetración comercial. De hecho, el Austin Metro supuso un soplo de aire fresco para la marca, después de haber reconvertido por completo la fábrica de Longbridge y haber instalado incluso una excepcional sección de chapistería con robots de soldadura. En esa misma línea, el empleo del diseño asistido por ordenador ayudó a completar el proyecto con mayor rapidez y efectividad. Ya en el mercado, el Austin Metro sacó a la marca de su difícil situación, lo que de paso sirvió para que volviesen a cobrar vida otros proyectos que estaban congelados.

En 1982 fue nombrado presidente del grupo Austin Rover el antiguo aprendiz Harold Musgrove. Bajo su recién estrenado mandato, retomó los proyectos LM10 y LM11, que se habían paralizado en 1979 y que ya estaban bastante avanzados bajo la dirección del jefe de diseño David Bache. Para enrevesar más el asunto, Bache fue despedido y tomó su relevo Roy Axe, procedente del desaparecido grupo Rootes. Nada más contemplar un LM10, mister Axe quedó horrorizado e intentó suspender su entrada en producción, prevista para cuatro meses después. Finalmente, el LM10 se convirtió en el Austin Maestro.
El Maestro fue el primer coche convencional con steel-sprung de Austin (los brazos McPherson accionaban una barra de torsión trasera derivada del VW Polo) desde los últimos A60 en 1969. El sistema Hydragas de Alec Moulton fue descartado por cuestión de coste y complejidad.
En otra ruptura con el pasado, el Maestro abandonó la transmisión de Issigonis (caja en el cárter) por la configuración más hacia el extremo, más popular, favorecida por Dante Giacosa. Y, para ahorrar costes, Austin Rover Group incorporó una caja de cambios manual de cinco marchas Volkswagen.

El desarrollo del motor de serie S se retrasó, así que decidieron usar la serie R. Un entremedio entre el E de árbol de levas en cabeza y el serie S, el R era un E retocado de 1.598 cc que aceptaba la caja de cambios VW 020. Para llegar a los competitivos 103 CV a 6.000 rpm y 135 Nm a 4.000 rpm, se instalaron dobles carburadores Weber 40DCNF sobre un colector de admisión de ocho puertos. Esto causó problemas por culpa de la culata convencional, y eso no fue todo, la refrigeración del carburador era un incordio, el serie R estaba montado a 180º con respecto al serie E, colocando la inducción al frente. Además, al sacar la caja de cambios del cárter, los fallos del cigüeñal se convirtieron en un problema debido a la pérdida de rigidez del bloque. El retraso del serie S (no estaría listo hasta 17 meses después) arruinó todavía más la reputación ya tocada de BL/ARG.

El 1 de marzo de 1983, salía al mercado británico el Austin Maestro. Este nuevo modelo ofrecía una luminosa carrocería de 5 puertas más ancha de lo habitual por entonces (1,685 m) y 4,05 metros de longitud que destacaba por su habitabilidad. El Maestro llegaba para sustituir al ya veterano Austin Allegro, que había aparecido en 1973. Como de costumbre en la marca, era un automóvil de tracción delantera y su motor iba situado en posición transversal.
En su primer año en venta, el Austin Maestro se convirtió en el sexto coche más vendido en el Reino Unido. Sus usuarios alababan su amplitud y luminosidad interior, el confort de suspensión y su manejo sencillo, mientras que en este nuevo periodo habían desparecido por completo las horas de trabajo perdidas en huelgas. En 1984 fue el coche más vendido, pero la salida en agosto de sus primos, los Rover 200 evolucionados a partir de los Honda Civic, hizo que sus ventas fuesen decayendo en las siguientes temporadas. A este respecto, en el grupo British Leyland tuvieron que lamentar que el Austin Maestro no saliese cuando inicialmente estaba previsto, en 1981.

Proyecto ADO88

Proyecto LM10

El uso del diseño asistido por ordenador ayudó a completar el proyecto con rapidez y efectividad

Austin Maestro

Montego (1984)

El lanzamiento del Austin Maestro dejó para más adelante la salida del Austin Montego, dentro de la nueva dinámica de British Leyland de ir dando pasos firmes pero seguros. Así, mientras el Austin Maestro se había desarrollado en torno a la fábrica de Solihull, el Austin Montego se fue creando en la factoría de Longbridge. Su denominación, como su carrocería, era más larga que la del modelo de 5 puertas y se refería al nombre de una bella bahía jamaicana, en pleno mar Caribe. Al contar con trece meses de ventaja hasta su comercialización, el equipo de diseñadores dirigido por Roy Axe tuvo tiempo para modificar el estilo demasiado brusco del frontal, así como modernizar la zaga. En la zona posterior, dejó las ventanillas laterales de la luneta a la altura de la tapa del maletero, en lugar de ir como en el prototipo, enrasadas con los demás cristales laterales. También colocó la tapa del maletero a mayor altura, lo que contribuyó a aumentar la capacidad del maletero y reducir el tamaño exagerado de la luneta. Los grupos ópticos ganaron en superficie, siguiendo la tendencia vigente, y el renovado estilo de la trasera hizo que el Austin Montego tuviese mayor prestancia. Para rematar su trabajo, la tapa del maletero se prolongó en un ángulo recto hacia abajo, algo que facilitó sobremanera la introducción de bultos pesados y el acceso a sus zonas más alejadas.

Por otro lado, salir después sirvió para que el Maestro sufriese los defectos de juventud y el Montego llegase ya libre de culpas. Por ello, se libró del ultramoderno cuadro de instrumentos digital de los Maestro más lujosos, tan confuso y problemático, así como del sintetizador de voz, otro accesorio que parecía del siglo XXI y que pronto quedó en el olvido. Mientras tanto, los diseñadores concibieron un salpicadero de una sola pieza, de estética acertada y que no tenia los característicos ruiditos de los primeros Maestro.
El 25 de abril de 1984 se comenzaba a vender en el Reino Unido la berlina Austin Montego. Este modelo, acompañado desde octubre por la versión familiar Estate, seguía fiel al esquema de tracción delantera y motor transversal, estrenado dentro de la marca en 1959 por el Austin Seven y prolongado durante décadas con los recordados Austin 1100 y 1300, Maxi, Victoria y Allegro.

Aunque estaba bien terminado, tenia unas prestaciones coherentes y era fiable, buena parte de la prensa inglesa atacó con criticas injustas a los modelos nacidos de la renovada Austin Rover. Cierto es que sus predecesores, los Austin Allegro y Austin Princess, se habían fabricado en una época difícil, con abundantes huelgas y sabotajes, que dañaron notablemente la imagen del grupo British Leyland y bajaron la calidad de producción. En esta tendencia, Austin Rover continuó padeciendo los reproches de unos medios que no parecían ver el esfuerzo realizado.
Si ya el Austin Metro supuso un gran avance por su ingeniería moderna, calidad de fabricación y diseño, los Austin Maestro y Montego también se merecieron mayor consideración de la que tuvieron. Es verdad que el grupo automovilístico continuaba perdiendo dinero, algo que afectaba a los contribuyentes británicos. Pero los Austin de la nueva época resultaban competitivos (y ventajosos en algunos aspectos) al compararlos con sus rivales de entonces.

Presentado en el Salón de Barcelona de 1985, el Austin Montego empezó a venderse en España nada más concluir dicho certamen. De él se ofrecían dos versiones diferentes, denominadas Montego 2.0 HLS Mayfair y MG Montego 2.0 Efi. La primera de ellas equipaba un motor de 1.994 cc y una potencia máxima oficial de 104 CV a 5.500 rpm. Por su parte, la variante superior incorporaba el mismo propulsor, aunque dotado de una inyección electrónica Lucas L que hacia aumentar la potencia hasta los 113 CV a 5.600 rpm. Asimismo, los MG Montego disponían de una estética más impactante, que incluía un alerón trasero y unas tiras de color rojo en el paragolpes y protecciones laterales. Y en el interior, un volante revestido de cuero y unos asientos de estilo deportivo.

En aquel último año con Impuesto de Lujo, antes de que en 1986 llegase el IVA, ambos modelos se ponían en l.728.000 y en 1.978.000 pesetas, a pesar de que en su precio estaban también los aranceles de importación.
Estaba claro que costaban más que un Citroën BX 19 GT hecho en Vigo (1.608.000), que un Renault 18 GTX ensamblado en Villamuriel de Cerrato (Palencia) (1.442.000) o que un Talbot Solara Escorial fabricado en Villaverde (1.307.000), pero a cambio eran novedosos y poseían el glamour de ser unos automóviles importados. De hecho, hasta que se terminó 1985, se vendieron 931 Austin Montego, una cifra interesante para un modelo de importación y con una gama de sólo dos versiones.

Proyecto LM11

Austin Montego 1.6 Mayfair

Austin Montego 2.0 HLS

Austin Montego Mayfair

Zeblaze| XT175| xiaomi m365| xiaomi Roborock S50| Roborock S50| Wltoys| VISUO XS812| Viltrox EF-M2| Vernee T3 Pro| Ulefone Power 5| Tronxy X5S| SONOFF| SJCAM SJ8 PRO| Rowin WS-20| MXQ PRO| MJX Bugs 5W| lixada| LEMFO LEM8| lemfo lem4 pro| LEMFO| koogeek| kkmoon| JJPRO X5| hubsan h501s x4| hubsan h501s| Hubsan| hohem isteady pro| goolrc| Feiyu| Feiyu Tech G6| Ender 3| Creality Ender 3| Bugs 5W| anet a8 3d printer review| Anet| Anet A4| Anet A6| Anet A8| andoer| ammoon| amazfit bip|

雪茄网购| 雪茄| 哈瓦那雪茄| 雪茄价格| 雪茄烟网购| 雪茄专卖店| 雪茄怎么抽| 雪茄烟| 雪茄吧| 陈年雪茄| 大卫杜夫雪茄| 保利华雪茄| 古巴雪茄品牌| 古巴雪茄| 古巴雪茄多少钱一只| 古巴雪茄专卖网| 烟斗烟丝| 小雪茄| 金特罗雪茄| 帕特加斯d4 | 蒙特雪茄| 罗密欧朱丽叶雪茄| 网上哪里可以买雪茄| 限量版雪茄| 雪茄专卖| 雪茄专卖网| 雪茄哪里买| 买雪茄去哪个网站| 推荐一个卖雪茄的网站| 雪茄烟| 古巴雪茄价格| 雪茄海淘| 雪茄网| 帕拉森雪茄|

上車盤| 搵樓| 豪宅| 貝沙灣| 美孚新邨| 嘉湖山莊| 太古城| 日出康城| 沙田第一城|

electric bike| best electric bike| electric bikes for adults| e bike| pedal assist bike| electric bikes for sale| electric bike shop| electric tricycle| folding electric bike| mid drive electric bike| electric trike| electric mountain bike| electric bicycle| electric bike review| electric fat bike| fat tire electric bike| women's electric bike |

private school hong kong| English primary school Hong Kong| primary education| top schools in Hong Kong| best international schools hong kong| best primary schools in hong kong| school day| boarding school Hong Kong|