Saltar al contenido

Emelba

Emelba

Emelba S.A., empresa radicada en la población de Arbucias, provincia de Gerona, comenzó su andadura en 1978 como empresa auxiliar de Seat, dedicándose a la construcción de modelos y carrocerías especiales sobre el bastidor del 127.

Samba (1978)

El 127 Samba fue el primer modelo presentado por Emelba S.A. Presentado en 1978 y comercializado a partir del año siguiente, consistía en una versión playera del popular 127 CL de segunda serie, carrocería que guardaba parecido con la que construía el italiano Fissore en Savigliano y que recibía el nombre de 127 Scout. En 1980 se ofrecieron dos variantes, una con techo de lona y otra con techo duro.

Samba Madrid

Poker

La Poker era una transformación comercial del 127, que prácticamente no afectaba a la parte delantera del modelo de referencia. La única diferencia era la incorporación de una baca de plástico negra sobre la cabina. El furgón acoplado atrás permitía transportar una carga de 340 kg en sus 2,60 m3 de capacidad. En su día fue un vehículo bien valorado por ser liviano, manejable e incluso ágil en carretera (el fabricante anunciaba una velocidad máxima de 120 km/h a plena carga). Por otra parte el acceso a la plataforma trasera lo facilitaban las dos amplias puertas verticales y abisagradas, que  abiertas dejaban libre toda la parte posterior de la caja, algo especialmente práctico para introducir bultos grandes.

Emelba también hizo un curioso kit de autocaravana para su furgoneta Poker. Era totalmente desmontable, con capacidad para dos personas y muy completo, con fregadero, cocina, etcétera. ¡Todo esto en la caja de una furgoneta 127! El kit costaba 130.000 pesetas. También hizo versiones especiales sobre el 127 pick-up, como una interesante versión porta-motores con capacidad para ocho motores fuera borda y también otro curioso pick-up porta-tablas de surf, estos dos kits eran totalmente desmontables para recuperar el pick-up.

Elba (1980)

En 1980 presentaron el Elba. Estaba basado en el Seat Ritmo D, de 1.714 cc y 55 CV, al que Emelba sacaba de la cadena de montaje de Seat a medio montar y le realizaba las modificaciones necesarias hasta llegar al Este modelo supuso una gran novedad ya que, hasta su aparición, en España no había ningún vehículo comercial ligero (lo que hoy sería un Berlingo, por ejemplo). Montaba motor Diesel y caja de 5 velocidades.

Lo más parecido en su momento eran el Seat Trans y el Citroën Dyane 400, ambos de gasolina y menos potentes y esa parcela ya la ocupaba el Poker. Habría que esperar al Citroën C-15 Diesel y al Renault Express Diesel para encontrar algo similar. Cuando el Ritmo desapareció de la gama Seat esta transformación tuvo su continuidad en el Ronda. De hecho, la mini-autocaravana presentada en 1986, estaba ya basada en el Seat Ronda.

Chato (1981)

A partir de 1981, la firma radicada en Barcelona empezó a comercializar carrocerías derivadas, inicialmente, del Seat Panda 35. Entre ellas cabe destacar varias propuestas un tanto peculiares, presentadas en tres terminaciones, comercial, mixta y abierta, con un volumen de carga máximo de 2,80 m3 en apenas 3,38 metros de longitud. Esta capacidad se conseguía gracias al aumento de la altura de la carrocería con respecto a la original de Seat, cota que en las versiones mixta y comercial llegaba a alcanzar 1,80 m.

Emelba Chato

Una característica principal de este Emelba, poco frecuente en este tipo de vehículos, la constituía la puerta lateral posterior corredera, una idea sobresaliente a la hora de manejar bultos de bastante volumen. Otra ventaja de este pequeño derivado, mezcla de coche familiar y furgón, era su ligereza, debido al empleo de fibra de vidrio en la manufactura de la carrocería, permitiéndole transportar hasta 450 kg de carga útil.

Pandita (1982)

El Pandita fue una variante playera del Seat Panda dotada de una carrocería abierta realizada en fibra y
provista de un robusto arco antivuelco. Igual que ocurriera con la berlina de Seat, Emelba construyó dos
versiones, según su potencia (35 CV y 45 CV), además de una transformación pick up para el transporte de
mercancía liviana. Las primeras incorporaban una capota impermeable de fácil plegado y asientos traseros
desmontables. Asimismo, incluía como equipamiento opcional un techo duro y un juego de llantas
específicas sin tapacubos.

Emelba desarrolló al mismo tiempo un Pandita 4×4, en cuyo proyecto colaboró Jaime Juncosa y al cual
montaron el eje trasero del Seat 131. Este original todo terreno ligero incorporaba una caja de cambios de
cuatro relaciones, pero con una primera especialmente corta para afrontar situaciones difíciles. El Pandita fue
presentado oficialmente en el Salón de Barcelona de 1982, mientras que el 4×4 vio la luz unos meses
después, en el certamen Expomóvil.

No obstante, tanto el modelo de carretera como el todo terreno tuvieron
una difusión muy limitada, con apenas unos cientos de ejemplares construidos. El primero permaneció en el
catálogo de Emelba apenas un par de años, siendo sustituido en 1983 por el Panda Terra, otro derivado mixto
del popular utilitario de Seat para ocio y transporte liviano.

Panda Terra (1983)

El Emelba Panda Terra se presentó en el Salón de Barcelona de 1983. Era una mezcla entre vehículo playero
(semi-descapotable) y versión comercial (pick up) del conocido utilitario de Seat. Dos rasgos principales
definían a este modelo, la cubierta de lona sobre la mitad posterior del techo y un frontal distinto del Panda,
pero coincidente con el que años más tarde equiparía el Seat Marbella.

Se comercializaba en dos tonos de pintura principalmente, rojo y amarillo. La mecánica era la del Seat Panda
40, con 8,7 a 1 de compresión y 42 CV de potencia.
Existió un monovolumen con siete plazas también llamado Emelba Siete, basado en el Seat Ibiza.
Emelba acabó desapareciendo a finales de los 80.