Saltar al contenido

AFA marca española de autos

afa

AFA (probablemente el acrónimo de Automóviles Fernández y Aymerich), fue otra marca efímera nacida en 1942 que construyó un único prototipo. Sus impulsores fueron Juan Aymerich Casanovas, Luís Fernández Roca y el ingeniero Jaime Morera Carreró. Juan Aymerich había creado en 1935 el Nacional Rubí cuyo desarrollo se vio interrumpido por la Guerra Civil, pero la experiencia acumulada no se perdería, ya que este vehículo serviría de base para el AFA.

afa

El prototipo AFA, con carrocería descapotable de dos puertas y dos plazas (quizá con otras 2 plazas pequeñas atrás), disponía de un pequeño motor delantero de cuatro cilindros y cuatro tiempos de 527 cc, que desarrollaba 13 CV de potencia a 3.500 rpm; y el cambio era de cuatro marchas. Diámetro 52,0; Carrera 62,0 y válvulas en culata. Según los fabricantes todos los componentes del motor eran de origen nacional (cosa  que tenía su mérito en aquella época). Este prototipo fue fue matriculado con matrícula de Barcelona número B-72107 y su número de patente era el 159882, registrado en Abril de 1943.

afa

Fue presentado en el que podemos considerar el primer salón español del automóvil de después de la Guerra, la Exposición Nacional Automovilística celebrada en Madrid el 10 de Julio de 1944 en la Exposición Automovilista de Villaverde organizada por la Dirección General de Transportes entonces dependiente del Ministerio del Ejército.

El AFA era un coche con posibilidades reales, del que se esperaba producir en una primera fase la discreta cantidad de 100 unidades al año. El prototipo fue probado con éxito por el Ministerio de Industria, y la revista Motor Mundial (nº 4 de septiembre de 1944) publicó los resultados del ensayo con comentarios muy positivos, habiendo alcanzado 85 km/h.

La muerte de Juan Aymerich y la falta de ayudas oficiales propiciaron el abandono de este prometedor proyecto. Como tantas otras iniciativas de aquellos años para modernizar el país, careció del apoyo oficial necesario, lo que unido a la muerte del Sr. Aymerich puso fin a la historia de este cochecito que bien pudo llegar a ser el seiscientos de los años cuarenta y cincuenta.