Saltar al contenido

delfin marca de coche español

delfin coche

El Delfín Nació en Barcelona, obra de una marca de motos que a partir de 1955 ofrecía modelos bajo este nombre, principalmente equipados con motores de 125 y 197 cc de origen Hispano-Villiers.

En 1958, la empresa adquirió la licencia de un microcoche francés, el Solite, una tricamioneta con carrocería descapotable y apta para 250 kg de carga. Este modelo contaba con dos plazas delanteras, delante de un escueto salpicadero, y espacio para carga en la parte trasera. En comparación con el modelo francés, que tuvo más éxito que la versión española, el Delfín llevaba el motor Hispano-Villiers, más potente que el elegido en
la versión francesa. Se diferenciaba en la parte frontal, que sobresalía más debido a que el motor que
equipaba necesitaba más espacio.

Según su publicidad, el Delfín era “el campeón de los vehículos utilitarios”, haciendo especial hincapié en el espacio de carga y el techo de lona abrible.
Todos las unidades de Delfín estaban pintadas del mismo color, azul metalizado. Curiosamente, el depósito de gasolina estaba situado justo en frente del asiento del acompañante, todo un peligro. Bajo la marca Delfín también se comercializaron motocicletas que tuvieron poco éxito pese a su buena estampa y que anteriormente se llamaron Olimpic.

El precursor del Delfín, fue D. Julio Fusté, un gran aficionado a las motocicletas y que anteriormente las había fabricado con las marcas Fusté, JFC y Olimpic. En Vic existió un Delfín con dos motores eléctricos, pero no queda claro si se trataba de una transformación o si el motor que equipaba era otra alternativa al Hispano-Villiers.