Saltar al contenido

DyG historia

dyg marca

Antonio Díaz y Mario Grilló, dos expertos mecánicos, fundaron en 1915 la Fábrica Española de Automóviles Díaz y Grilló, con el obvio propósito de fabricar coches.

Para ello, diseñaron un pequeño y robusto ciclecar, al que dotaron de motores suizos Mag de 2 y 4 cilindros. Los DyG (Díaz y Grilló) conseguían buenos resultados en competición, iniciados con un primer premio en la Vuelta a Cataluña de 1916. En esta prueba, celebrada en enero y con 579 km de recorrido, el señor Clarassó consiguió el primer premio de su categoría a una media establecida de 30 km/h.

Como relatan las revistas de sports de la época (Stadium y Esfera Española) fueron muchos los triunfos de los DyG en las pruebas de regularidad organizadas entre 1916 y 1920 por el Real Moto Club de Cataluña, aunque quizás su éxito más llamativo tuvo lugar en la Gran Carrera de Autociclos Barcelona-MadridBarcelona, disputada en junio de 1916. Durante 1.256 km, el DyG demostró su resistencia y el señor Clarassó se adjudicó el Gran Premio de Regulariddad, a un promedio de 39 km/h, y el segundo premio de velocidad, todo ello en pugna con los David y los Ideal.

La fiabilidad de estos vehículos les llevó a hacerse bastante populares, con lo que la firma incluso puso un stand en el Salón de Madrid de 1919.

Lo triste es que Díaz y Grilló, ya con un reputado prestigio como constructores de autociclos sólidos y resistentes, a comienzos de los años veinte tuvieron que prescindir de los motores importados y fabricaron su propio motor de 1.100 cc hasta que las dificultades financieras acabaron con la firma en 1922, con algo más de cien autociclos elaborados.